domingo, 23 de junio de 2013

A veces...

A veces, cuando observo lo que me rodea, veo que se están perdiendo los pequeños detalles, esos detalles que son insignificantes, pero que te sacan una sonrisa, que te hacen sentir feliz, y recordar ese momento cómo algo especial.
Muchos pensarán que no tienen ningún sentido, pero yo soy de esas personas que creen que las cosas más pequeñas y que parecen ser las más insignificantes, son las más especiales, que esos pequeños detalles, son lo bonito de la vida y que habría que conservar las largas y románticas cartas de amor escritas a mano, esas inocentes sonrisas cuando piensas en él/ella, tener un brillo especial en los ojos al pronunciar su nombre, sentir mariposas en el estomago cada vez que escuchas su voz, esas declaraciones de amor mediante poemas, dedicar canciones con un mensaje para esa persona, regalar flores en cada ocasión,...
Son cosas que con el tiempo se van perdiendo, y sólo pocas personas son capaces de entender y conservar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario