martes, 31 de marzo de 2015

Muchos coincidireis conmigo en que el ser humano siempre se queja de no encontrar el amor, pero ¿alguna vez no habeis pensado que no encontrar ese amor, puede ser algo bueno?
Para poder encontrar el amor, hay que estar dispuesto a compartir con otra persona sentimientso, ínimidades y momentos, estar dispuestos a dejar que esa persona nos ame seamos comos seamos. Pero  muchas veces no somos conscientes de que lo que necesitamos no es a alguien que nos quiera, sino aprender a querenos nosotros mismos y de esta manera poder llegar a sentirnos bien y completos con nosotros. No necesitas a alguien para poder dar amor o sentirte querido, puedes dartelo a ti mismo. Aprovecha que puedes dedicarte tu tiempo a ti, a conocerte mejor, a saber que es lo que realmente te gusta y qué es lo que quieres en tu vida, saber que es lo que te hace feliz.

Ser feliz con uno mismo es muy importante. Es fácil de decir, pero dificil de conseguir, pues para ello has de saber vivir y amar locamente todas y cada una de tus virtudes e imperfecciones, pues son las que te hacen ser como eres, las que te diferencian del resto de la gente y te dan una identidad própia e inigualable.
Uno necesitar estar feliz consigo mismo, pues es con quien va a vivir siempre, desde que llegas a este mundo, hasta que te marchas de él. Si no eres capaz de convivir con quien tienes que lidiar las 24h del día cada día de tu vida, en cada circustancia, en cada momento y en cada sensación, tu vida será un auténtico agóbio, además de una gran tristeza.
Por eso, ama quién eres, no permitas que tu felicidad y tu bienestar dependa de factores externos u otros, valorate por como eres, por quien eres, por lo que haces, dices y/o piensas. Demuestrale al mundo que te amas exactamente como eres y que ser feliz por tu identidad te enamora, pues al verte a ti mismo de una forma tan bella haras que el mundo se enamore de ti.