martes, 14 de abril de 2015

No es más valiente aquél que no tiene miedos, sino aquél que los supera y se enfrenta a ellos.



No nos damos cuenta de que muchas veces nuestros miedos nos impiden llegar a dónde queremos llegar, nuestros miedos nos hacen perder grandes oportunidades en la vida, e incluso a grandes personas. Lo peor no es que no lo sepamos, sino que lo sabemos, sabemos que nuestro miedo nos bloquea y lo permitimos, le damos al miedo el placer de vencernos.
Dejamos que  el miedo a fracasar, a no obtener la respuesta deseada, el peligro,... nos frene. Si en una decisión tenemos el 5% de ganar y el 95% de fracasar, nos centramos en la gran probabilidad que existe de fracaso en vez de pensar que podemos conseguir llegar al 5%.
Sí, es cierto, muchas veces son muy pocas las probabilidades y que tienes muchos números de salir perdiendo, pero ¿quien no te dice que esa pequeña probabilidad de conseguir el éxito seas tú? Si tiene que haber un 5% de éxito alguien tendrá que conseguirlo, y a lo mejor tú eres parte de esa pequeña parte y por miedo a fracasar no lo intentas.

No permitas que el miedo te impida avanzar hasta tus sueños, si el camino que hemos decidido tomar no nos llevan a nuestra meta, no pasa nada, buscamos otro camino, puede que un poco más largo, pero a fin y al cabo llegaremos a dónde queremos llegar, solamente si se esta dispuesto a ello.
Para ellos hay que confiar en uno mismo, si no confiamos en uno mismo, es imposible lograr algo, pues nunca nos veremos capaz de conseguirlo y no lo intentaremos.
No tengas miedo a demostrar los sentimientos, no tengas miedo a lo que parece peligroso, no tengas miedo a lanzarte e intentarlo, porque el NO ya lo tienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario