martes, 12 de mayo de 2015

Las personas no estamos preparadas para encontrarnos solas, siempre nos han enseñado a estar rodeados de gente, a que siempre hay alguien, y no discrepo en ello.
Pero me gustaría remarcar la idea de que no estamos preparados para encontrarnos solos, aunque sea en periodos de tiempo cortos.
Es obvio que el calor de la compañía y la felicidad es mucho más apetecible, pero a veces te encuentras con que estas solo en situaciones, no abandonado, sino solo al no tener con quien estar en un breve espacio temporal. No estamos preparados para ello hasta que nos toca enfrentarlo o vivirlo, entonces es cuando te das cuenta de que has de aprender a estar solo.
He aprendido que al fin y al cabo tampoco es tan malo tener tus momentos de soledad, pues es tiempo que tienes para dedicarte a ti, para conocete, reflexionar sobre dudas,...
Al principio te parecerá que te estas ahogando en un vaso de agua, que no resistirás mucho tiempo, pero cuando aprendes a lidiar con la soledad, te das cuenta de que muchas veces necesitas huir de los demás para encontrarte contigo mismo.

viernes, 8 de mayo de 2015

Siente intensamente

Parece que la vida es larga, y que siempre tenemos tiempo para todo, que siempre que se nos escapa un tren damos por seguro que pasará otra vez. Pero na verdad no es así, la verdad es que la vida es efímera, se desvanece lentamente en un abrir y cerrar se ojos.
 
Por eso me gusta pensar y recordar, que en cuanto menos lo piense, la juventud se me habrá ido y que por ello debería de disfrutar cada momento de la forma más intensa.
Deja que los sentimientos dominen, si te sientes triste llora con mucha tristeza, ríe con carcajadas llenas de felicidad hasta que te duela la mandíbula, enfadate como si fueras un titan, desprendiendo toda la ira y la rabia que llevas, emocionante con las cosas bellas de la vida o con aquellas que te dan pena, ama apasionadamente, dejando que tu cuerpo y alma se prenda como una llama abrasadora, deja que te hieran y aprende de ello, ponte celoso por miedo a perder lo que amas, saborea cada alimento, impregnate de cada olor, goza de los colores y la magia visual de lo que te rodea, aprecia la suavidad de la musica y los sonidos del planeta.
Vive intensamente, sintiendo cada segundo de tu vida profundamente, porque una vez llegues al fin de tu película vital, se acabó el sentir.