domingo, 31 de julio de 2016

El privilegio de no haberme enamorado

PUEDO DECIR QUE NO ME HE ENAMORADO

Muchos dirán que es una lástima, y no les quito razón. Sé y soy consciente que me estoy perdiendo quiás una de las experiencias más bonitas de la vida, pero tampoco me lamento al no haberla experminetado todavía. No me niego a vivirla, pero tampoco tengo prisa por encontrarla, cuango llegue, llegará.
La verdad, pues no te quiero mentir, me alegro de no  haberlo vivido todavía, porque si no me ha tocado todavía es porque no me toca, y no quiero forzarlo. Además, es una sensación que quiero vivir con alguien que realmente merezca la pena, alguien con quien vaya a saborear de verdad lo que es enamorarse, pues para mi enamorarse implica abrirte a otra persona, conectar con ella.

Cundo digo que me alegro de no me haberme enamorado, no me refiero a que me sienta orgullosa de ello, sino que no me ha condicionado, ni me ha hecho falta enamorarme para amar, porque aunque no me haya enamorado, sé lo que es amar, he amado. Amo la vida, amo la música, los colores, los olores, sabores, momentos, lugares, pensamientos, conocimientos, y he amado y amo a personas.

Preocupate por haber amado y no por haberte enamorado.

viernes, 25 de marzo de 2016

La vida nos forja la personalidad

Hoy remenando cajas he encontrado fotos de mis actuaciones escolares, y me he puesto a recordar con mi familia los viejos tiempos. Me ha hecho tanta ilusión y me ha parecido tan divertido, que he creído que a mis compañeros de  colegio también les haría gracia recordar esos tiempos, así que me he puesto en contacto con ellos.
Puedo decir que gracias a ser parte de la generación de la tecnología ha sido fácil ponerme en contacto con mis antiguos compañeros, pues casi todos nos tenemos agregados en las redes sociales.

Tras haber hablado con mis compañeros, y acabar de recordar anécdotas con mi familia, he podido verificar que desde pequeños forjamos nuestra personalidad y que nuestra infancia es una etapa que nos marcará para el resto de nuestras vidas. Me doy cuenta, que gracias a las circustancias en las que he vivido y las cosas que me han tocado vivir, soy quién soy y cómo soy. Doy gracias a haber tenido fácil mis primeros contactos sociales, pues esto me ha evitado estar sola; a haberme mudado de un lado para otro, pues así he aprendido a relacionarme rápido con la gente, a haber tenido una buena infáncia y poderme permitir ser una niña, esto me ha hecho ser creativa y seguir en contacto con mi imaginación, doy gracias porque mi familia me ha sonreído, apoyado y aplaudido cada vez que bailaba o cantaba, pues me ha enseñado a cómo divertirme y a divertirme sin miedo; a mis padres que a pesar de tomar cada uno su camino, me han subido con amor, dándome unos valores y enseñándome a ser crítica, fuerte e independiente, pero a la vez cariñosa y buena.

Simplemente doy gracias a todo lo que ha condicionado mi vida, a todo aquello que ha hecho que mi vida sea com ha sido, porque aunque podría haber sido mejor, ha sido fantastica para mi, porque 
 me ha hecho ser quién soy, y estoy orgullosa de ello.